Mis reflexiones después de leer “Fifty Quick Ideas To Improve Your Tests”

Este libro escrito por Gojko Adzic, David Evans y Tom Roden presenta una colección de ideas que podrían mejorar las practicas de testeo de un equipo. Sin embargo creo que no debe confundirse, este libro no es para testers, es para equipos multidisciplinarios que hacen del testing parte de su día a día.

El libro enfatiza ideas resumidas en cincuenta prácticas que podrían aplicarse, pero más importante que eso enfatiza que los desarrolladores mismos deberían testear su código.

Por mucho tiempo se creyó que testear el código de uno mismo no es efectivo pues uno tiende a tener una “vision de túnel”. El libro si bien reconoce que tal vision sesgada podría existir en algunos casos, enfatiza que la ineficiencia de tener roles especializados (que provocan desperdicios como cuellos de botella, dependencias y fallos en la transferencia de conocimientos) es mucho peor.

Los autores recomiendan que un grupo multidisciplinario puede reunirse y hablar de que testear, que escenario, en qué plataformas, etc. Al tener esta participación grupal la “vision de tunel” queda neutralizada y el siguiente paso es que cualquier persona que es parte de ese grupo multidisciplinario se dedique a realizar el testeo.

Finalmente, más allá de las técnicas propuestas por los autores −que no deberían tomarse como recetas sino más bien como ideas− rescato el hecho de que testing no es una actividad propia de un rol sino más bien una aliada de la artesanía de crear código limpio.

Reflexiones acerca de The Agile Samurai

Recientemente termine de leer el libro “The Agile Samurai” escrito por Jonathan Rasmusson. Debo en principio decir que encontré su estilo de escritura, con buenas ilustraciones y comentarios de un sensei imaginario, muy entretenido y valioso.

Varias cosas de este libro me llamaron la atencion, la primera de ellas fue esta grafica:

Analisis, pruebas y desarrollo todo en el mismo Sprint.

La razon por la cual me llamo la atencion es porque enfatiza la necesidad de realizar analisis “just in time” y “just enough”, analisis que al ser minimalista y oportuno posiblilita que historias sean codificadas y probadas dentro de la misma iteracion. Desde luego esto no seria posible si se comenten dos errores conceptuales: uno, escribir las historias en lugar de hablarlas, y dos, tener historias de varios dias de duracion.

Esta segunda grafica me parecio magistral porque ilustra bellamente un concepto clave:

La integracion continua implica integrar continuamente en una escala de tiempo de minutos.

El no integrar en una escala corta de tiempo (minutos) trae consigo serios problemas que repercutiran directamente en el exito de la iteracion.

La integracion continua es un tema que tecnologicamente ya se resolvio hace decada con la creacion de herramientas de software que compilan codigo de un repositorio compartido, sin embargo el tema humano que implica la comunicacion y disciplina necesarias para integrar codigo al final de cada ciclo corto de TDD es uno de los desafios pendientes de los equipos agiles.

Finalmente esta otra ilustracion me parecio mas que descriptiva:

La refactorizacion y frecuente constante es una herramienta valiosa para combatir la deuda tecnica.

Sin embargo una palabra de adavertencia, no es factible refactorizar constantemente si se carece de test unitarios y los test unitarios tambien se refactorizan. Esta parece una reflexion metacircular que incluso va mas halla pues todo codigo se debe refactorizar con el afan de introducir el conocimiento (tecnico y del domino del problema) mas reciente.

La no refactorizacion o la refactorizarion irresposablemente hecha que no considera pruebas unitarias, se vuelve una practica vacia y contraproducente.

En lineas generales puedo decir que despues de varios meses finalmente encontre un libro que describe adecuadamente el delicado balance entre las practicas ingeniereles y humanas que son necesarias para que la agilidad tenga chance de florecer.